¿Qué es un certificado de envío?

El certificado de transporte es un documento que sirve como un instrumento negociable en los acuerdos que prevean los intercambios de futuros. Los certificados de este tipo son emitidas por las instalaciones que son aprobados por los intercambios involucrados, y sirve como un medio para confirmar el compromiso de la institución para entregar la mercancía identificada en el documento al titular del certificado de conformidad con los términos especificados en el certificado de transporte de . Certificación de envío se utiliza a menudo con productos básicos como trigo, maíz, soja e incluso productos como la madera contrachapada.

Una de las características que hacen que el certificado de transporte de un poco diferente de otros tipos de garantías de la entrega es que el documento no requiere la instalación de suministro aprobado realmente el de almacenar la mercancía hasta que llega la fecha de entrega. Esto proporciona la oportunidad de la entrega que debe cumplir con el uso de la futura producción de la mercancía, con la cosecha que tiene lugar poco antes de la fecha de futuros, y permitiendo que la mercancía que se transporta al titular del certificado de envío en tiempo y forma.

Esto está en contraste con un documento similar que se utiliza a veces con inversiones de futuros, conocidos como el recibo de depósito. En esta situación, la instalación se almacena la mercancía hasta el día en que va a ser entregado al titular del recibo. La mercancía es, en realidad en la mano a la vez que se crea el contrato de futuros, permanece en el almacenamiento para la vida del contrato, y se envía a la ubicación suministrada por el inversor en la fecha acordada de entrega.

Uno de los beneficios asociados a las inversiones de materias primas que hacen uso del certificado de transporte es que no hay necesidad de que los productos que existen en realidad en el momento en que se creó el contrato de futuros. El contrato se puede basar en la cantidad proyectada de la mercancía que será producida por la fecha de entrega. Por ejemplo, si un inversionista anticipa que la demanda de maíz se incrementará sustancialmente en un punto determinado en el futuro, él o ella puede crear un contrato de futuros de la materia prima, efectivamente compra el producto a un precio menor en la actualidad, y retrasar el parto hasta después de los precios han aumentado considerablemente. Esto permite a los inversores a renunciar a los gastos de almacenamiento que posiblemente cortadas en los beneficios, sin dejar de obtener un rendimiento de la mayor demanda. Al igual que con cualquier estrategia de inversión, si la proyección de aumento de la demanda no es correcta, el inversor podría llegar a ser el dueño de un bien que vale menos que el precio de futuros que fue nombrado en el contrato, y mantener una pérdida en vez de publicar un beneficio.